jueves, 10 de enero de 2013

SÚPER PODERES: ¡Controlar con la mirada!

Una pregunta y comentario MUY muy MUY recurrente cuando estoy orientado a padres de familia es:

En mis tiempos nos controlaban con la mirada... ¿Por qué? ¿Cómo lo hacían?


Suena cómico, que pregunten esto, pero es real, la mayoría de los padres hacen esta referencia.

A esto no tenía una respuesta de la que estuviera segura fuera certera, hasta este día.

Antes les comentaba que probablemente era porque por lo general el respeto se basaba en el temor, lo cual no lo consideraba muy efectivo a largo plazo, pues el niño desarrollaba poca consciencia psicosocial del porqué y las consecuencias de sus actos, era el temor a un castigo, algunas veces físico, lo que los detenía de realizar determinada conducta a partir de la mirada fulminante de la madre o el padre.

Sonaba algo lógico y real, parecían convencidos.

Hoy sé que no es sólo eso, en mi defensa, pues me he sorprendido a mí misma al ver que he desarrollado este ¡SÚPER PODER ALIENÍGENA: Controlar con la mirada!

Probablemente, como lo suponía, en algunos casos la base del temor es la fuente del súper poder, y en otros como en el mío la fuente de poder es la constancia y las consecuencias

A continuación la historia:

Un día fuimos a comer a la calle, las bebidas eran en vasos de unicel grandes, sin tapa, por lo cual el agua de horchata de Luciana estaba de mi lado para evitar derrames y era yo quien controlaba su ingesta, ella debía pedirlo, claro está. 

Como saben el tema de los hábitos en la mesa ha sido importante los últimos días: comer sin juguetes alrededor, bien sentada, usando cubiertos, con poca plática, no pararse hasta que terminamos de comer, pedir las cosas por favor, etc. 

Luciana amablemente pidió agua, yo inmediatamente se la pasé pero antes de dársela me percaté de que su postura en la silla no era la correcta, estaba hincada en ella, así que antes de que Luciana alcanzara a tomar el vaso con su mano yo la hice hacia atrás al tiempo que le echaba la mirada fulminante…fue entonces cuando Luciana tomó la postura correcta: “bien sentada”, mi mirada cambió y obtuvo el agua.

En este caso, la constancia de saber el límite, la regla, la llevó a deducir que no estaba cumpliendo con los pre-requisitos para obtener sus demandas o necesidades…esa es la fuente del SÚPER PODER, la constancia de saber que se espera de ellos, como y cuando,  y lo que pueden obtener o perder.

Ya saben como poner a cargar la fuente del súper poder...

Si te gustó puedes compartirlo, suscribirte aquí en la barrita de al lado -->, darnos pulgar arriba en Facebook (like), seguirnos en twitter @adrianabh o Instagram @adrianabris  =)

¡abrazos!